611 710 180 / 876435574       info@urban-bikes.es         C/ Rioja 24. 50017 Zaragoza                                                             

Facebook   Instagram   Whatsapp

Urban Bikes

Especialistas en ciclismo urbano y movilidad sostenible

Bicicletas urbanas: ¿Como elegir la bici perfecta para desplazarme por la ciudad?

Las bicicletas urbanas siempre han sido una excelente alternativa a la movilidad en las ciudades. Son innumerables los beneficios que estas bicis proporcionan, no sólo ecológicos o de movilidad, si no a nivel de salud y bienestar personal. Además, con la llegada del covid, la bici urbana se ha convertido posiblemente en la mejor opción a la hora de desplazarnos por la ciudad.

Pero… ¿sabes cuáles son las diferencias entre los tipos de bicicletas urbanas existentes en el mercado? 

En este post intentaremos dar respuesta a todas aquellas preguntas que nos pueden surgir a la hora de adquirir nuestra nueva bicicleta y poder así escoger aquella que mejor se adapte a nuestras necesidades.

¿Qué son las bicicletas urbanas?

Las bicicletas urbanas son aquellas diseñadas para servir de medio de transporte dentro de una población. La principal característica de todas ellas es que tienen una finalidad práctica: se utilizan para ir de un punto a otro de una manera cómoda y eficiente. Esta es su principal diferencia con respecto a las bicicletas destinadas a actividades de ocio o de competición, que se reservan para los entornos lúdicos y deportivos.

Tipos de bicicletas urbanas

Aunque cada vez hay más tipos de bicicletas urbanas, según el uso que le vayamos a dar dentro de la tipología de bicis urbanas podríamos diferenciar varios subtipos: Bicicletas de paseo u holandesas, bicicletas plegables, bicicletas eléctricas y bicicletas híbridas o de trekking. La elección de un u otro tipo de bicicleta estará relacionado con tu estilo de conducción, tus necesidades y tu presupuesto.

– Bicicletas de paseo u holandesas: Destacan por su estabilidad y porque, gracias a su sillín ancho y su manillar amplio y curvo, permiten pedalear relajadamente y en una postura erguida. Los modelos de bicicletas de paseo más habituales presentan neumáticos estrechos, ideales para rodar por asfalto; y llevan de serie accesorios como el portabultos trasero, la cesta, guardabarros, luces, el timbre o la pata de cabra. Son bicicletas para un uso más bien recreacional, para rodar y pedalear cómodamente y disfrutar del paisaje o del trayecto.

Bicicleta holandesa

 

– Bicicletas plegables: Las bicicletas plegables cobran protagonismo cuando el espacio para almacenarlas es limitado, o cuando hemos de realizar trayectos que incluyen varios medios de locomoción. En el mercado hay modelos con diferentes sistemas de plegado, pero normalmente se doblan por el centro del cuadro y disponen de tija y manillar móviles para compactar el conjunto. Las ruedas de las bicicletas plegables son más pequeñas (habitualmente, unas 20” frente a las 26” de las bicis convencionales). Como consecuencia, su peso es menor y esto facilita introducirlas en el transporte público, guardarlas en un maletero o subirlas por unas escaleras. No obstante, hay que tener claro que están pensadas para recorridos cortos y sencillos.

– Bicicletas eléctricas: En un afán por hacer accesibles las bicicletas urbanas a todos los sectores de la población, en los últimos años han cobrado auge las bicicletas eléctricas. Montar en estas e-bikes o bicis de pedaleo asistido requiere menos esfuerzo físico, ya que al pedalear se pone en marcha un motor que ayuda al ciclista a ganar velocidad, hasta un máximo de 25km/h. Todos los tipos de bicicletas urbanas pueden ser eléctricas. La batería irá adosada a la parrilla trasera, o bien integrada en el cuadro. Y esta, a su vez, podrá ser fija o extraíble, lo que simplifica el proceso de carga.

– Bicicletas Híbridas: Las bicicletas híbridas, también denominadas de trekking, de fitness o ciclo-turismo en algunas de sus variantes, se encuentran a medio camino entre las bicicletas de paseo y las bicicletas de montaña. La cubierta de sus ruedas es más ancha en comparación con las primeras, pero más estrecha en relación con las mountain bikes. Asimismo, combinan rasgos propios de las bicicletas holandesas (por ejemplo, los accesorios para transportar objetos) con otros asociados a las MTB, como el diseño del cuadro, del sillín y el manillar. Las bicicletas híbridas están pensadas para un uso mixto, por lo que son tu mejor opción si quieres un vehículo para moverte por la ciudad y para hacer rutas ciclistas por el campo.

Bicicleta hibrida

¿Qué características tiene una buena bicicleta urbana o de ciudad?

La principal característica de las bicicletas urbanas es la posición cómoda, erguida y relajada que el ciclista puede adoptar. Muñecas, hombros y espalda lo agradecerán, principalmente si el trayecto es largo. Además, el hecho de llevar la cabeza en una posición más elevada que en otro tipo de bicicletas te proporciona una mejor visión, para ver por encima de la mayoría de los vehículos que circulan junto a ti, haciendo posible adelantarte a los acontecimientos o imprevistos de una manera mucho más rápida. Por norma general, las bicicletas urbanas se usan para circular a velocidades moderadas, para poder disfrutar de los paisajes y de las rutas por donde circules.

Antes de adquirir tu nueva bicicleta de ciudad deberías fijarte en los siguientes aspectos:

1- Diseño.

Los trayectos urbanos suelen comportar interrupciones, frenazos y cambios de ritmo. Para afrontar estas situaciones con solvencia, a tu bici urbana no le deben faltar:

– Un sillín bien acolchado.

– Un cuadro resistente y ligero, de la talla adecuada y que te permita bajarte y volverte a montar rápidamente.

Cambios: No son necesarios tantos como lo pueden ser en una bicicleta de montaña, pero sí los suficientes para poder pedalear por la ciudad de una forma cómoda y eficiente. Una excelente opción son las bicicletas con cambio interno, dado su bajo mantenimiento y facilidad de ajuste.

2- Seguridad

Para los desplazamientos nocturnos, es fundamental equiparse con luces delanteras y traseras. El objetivo es doble: ver y ser visto. Una bicicleta sin la iluminación adecuada ¡no es una opción para moverse por la ciudad!

Por otro lado, es muy conveniente que la bici disponga de cubrecadenas para evitar mancharnos de grasa, engancharnos con el bajo de los pantalones o con los cordones de los zapatos; así como un guardabarros, para protegerte de las salpicaduras en los días de lluvia.

3- Funcionalidad

A menudo, precisaremos cargar con objetos en nuestros desplazamientos diarios: el portátil, libros, la compra, etc. Para ello, los mejores accesorios en una bicicleta urbana son:

Un portabultos trasero en el que emplazar una caja, alforjas o una silla infantil.

Una cesta para ubicar en la parte delantera, fijada al manillar.

Bicicleta urbana

Esperamos haber aclarado tus dudas sobre las diferentes opciones de bicicletas urbanas disponibles, a la hora de decidirte por una u otra, así como los aspectos a tener en cuenta antes de realizar tan importante adquisición.

En Urban Bikes podrás encontrar un amplio catálogo de bicicletas, componentes y accesorios, siempre con una increíble relación calidad-precio. ¡Pásate y échale un ojo a nuestras ofertas!

Deja una respuesta

Scroll hacia arriba
Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?